Buceo en el Montgrí – Illa Pedrosa

Illa Pedrosa – Junio 2017

EL 27 de Junio nos dirigimos 6 integrantes de la sección de buceo a L’Escala. La hora de quedada era las 10.00 de la mañana con la idea de visitar Illa Pedrosa. Con puntualidad inglesa todos llegamos desde nuestros puntos de origen. Al llegar, saludos de rigor y a preparar el material.

Dive Paradis era el centro de buceo desde donde se llevaba la logística y la aproximación en barco a la isla. Enseguida vinieron las prisas, compartíamos inmersión con otro grupo de franceses que ya esperaban en el barco.

Cargamos todo los bártulos en el barco y 35 minutos de trayecto hasta Illa Pedrosa.  La peculiaridad de esta isla, es un gran túnel que cruza la isla de lado a lado. Para los menos experimentados del grupo como es un servidor, un chute de adrenalina el pensar que vamos a hacer una gran cueva y como dicen los que saben “no es lo mismo cuando buceas bajo techo”.  Además camino a la isla, una buceadora del grupo de franceses nos explica que hay una forma más atractiva de acceder a la cueva. Bajando por una estrecha chimenea que baja directo al interior. Si algunos ya íbamos nerviosos, ahora más…

Llegamos a la Isla, hacemos briefing, los binomios y al agua. Hace un día espléndido, buena mar, agua cristalina… y con un grupo experimentado solo me remito a seguirlos. Vamos directos a la chimenea a unos 4m de profundidad y uno tras otro, bajada en plomada hasta el interior de la cueva a -18m. Llega mi turno y ni me lo pienso, con estos cracks todo es más fácil. Subidón de adrenalina y ya estamos en el interior de la oscura cueva. El plato fuerte ya lo hemos pasado, a partir de ahí solo queda de disfrutar de la fauna del lugar, morenas, langostas, congrios…  hacemos toda la cueva y bajamos hasta los -28 metros donde ya se empieza a notar el agua más fría. Reculamos y volvemos hacer el túnel en sentido inverso, ya para salir algunos decidimos volver a hacer la chimenea. Los últimos instantes de la inmersión nos quedamos cerca del barco, donde el agua se nota más cálida y hay gran variedad de especies.

Damos la inmersión  por finalizada y volvemos al barco, al llegar alguno había perdido una linterna de reciente adquisición… así que todos al agua a buscar la linterna que no apareció.

Volvemos a puerto, comentando algunos detalles de la inmersión, contentos de que todo ha salido como se esperaba. Llegamos al centro de buceo, endulzamos, ducha de rigor y como no, el toque de la veteranía, nevera repleta de Cerveza como recuperante/refrigerio. Luego comida en un restaurante del puerto y para casa.

Autor: Josemi Díaz

MAS IMAGENES DE LA SALIDA (CLICAR AQUI)